“Cada vez que salgo sé que seré examinada minuciosamente por miles de miradas que juzgarán mi aspecto y me harán sentir usada.”

Por Ana María

Cada vez que salgo sé que seré examinada minuciosamente por miles de miradas que juzgarán mi aspecto y me harán sentir usada.

Soy una mujer de las que no encajan en el término “bonita” y aún así no he estado excluída de ser víctima de acoso. Ayer, cuando llegaba de trabajar a eso de las ocho de la noche, un grupo de hombres que tomaban cerveza en una tienda me empezaron a mirar fijamente. Yo tenía que pasar frente a ellos pues esa es la esquina en donde giro para llegar a mi casa. De repente uno de ellos dice “jum, unas por gordas y otras por flacas, te falta carnecita mi amor” Yo me volteo y le contesto “no soy su amor y sus comentarios no me interesan” A lo que ellos hacen un sonido de manada algo como un “uyyyyy” y otro de los tipos me dice “bravitas es que son más ricas”. Yo los miro con desprecio y sigo mi camino.

Como quisiera caminar tranquila sin conventirme en el objeto de entretención para los hombres. Aún con lo humillante del hecho, sentí que conservé mi dignidad contestándoles. Nunca más me quedaré callada.
[got_back]