Sentí tanta rabia, tanta humillación y tristeza

Por Alejandra

Hola todxs!, tengo 24 años. Hoy sábado salí a comprar unas cosas de aseo para mi casa. Venía con dos bolsas a dos cuadras de la clínica Fundadores un lugar en donde todo el tiempo hay mucha gente, en pleno día soleado a las 4 pm. Un tipo pasó por mi lado en dirección contraria y de repente sentí que el muy pendejaso me tocó una nalga. Mi reacción fue gritarle “qué le pasa, atrevido… imbécil”, el tipo siguió caminando sin voltear a mirar. Sentí tanta rabia, tanta humillación y tristeza. Quería golpearlo, humillarlo como forma de escarnio para que no lo volviera a hacer con ninguna otra mujer.
Es el colmo que una no pueda salir tranquila a la calle sola y tenga que desconfiar de todos los tipos que se le acercan o estar (protegiendose/huyendo)cambiando de acera para evitar miradas libidinosas y comentarios degradantes.
Indigna pensar que así como se está de vulnerable a plena luz del día en una zona residencial y transitada, se es mucho más vulnerable en lugares oscuros y solos, en donde tipejos como el que hoy abusó de mi al hacer un tocamiento indeseado, probablemente hasta llegarán a violar.

Pareciera que las mujeres estuviéramos condenadas a no poder transitar libres y tranquilas por la ciudad. Es tanta mi rabia ante éste tipo de situaciones. Son despreciables este tipo de personas y no merecen estar dentro de una sociedad a la que no le aportan nada.
[got_back]