“Pensé que iba a sentir verguenza y que ahí se iba a acabar todo, pero no”

Por María

Me acabo de acordar de algo feo que me ocurrió hace como un mes. Volvía del Teatro de Bellas Artes, el que queda detrás de Cafam, en la 68. Tenía una falda corta. Lo menciono porque es importante para entender qué pasó.

Iba con mi marido en el carro, yo estaba en el asiento de pasajero. Había muy poca gente a esa hora en la calle. En el semáforo, una moto paró al lado de nuestro carro, de mi lado. El señor vio que yo estaba en falda y me empezó a mirar las piernas en forma insistente, sonriendo y moviendo la cabeza. Me sentí incómoda y le dije a mi marido que adelantara el carro un poco para dejar de estar a la altura de la moto. Entonces el hombre adelantó la moto, para poder seguir mirándome y molestándome. Lo miré fijo y le hice señas a través del vidrio, preguntando “Qué te pasa???”. Pensé que iba a sentir verguenza y que ahí se iba a acabar todo, pero no. El tipo cagado de la risa. Le levanté el dedo y lo insulté. Se seguía riendo. Luego el semáforo cambió a verde y mi marido arrancó. El tipo empezó a seguirnos, tratando de mantenerse a mi altura, claramente para molestarme.

Confieso que acá tenía tanta bronca que perdí un poco la cordura, y le rogué a mi marido para que le tirara el carro encima al motociclista, no para atropellarlo, sino para asustarlo, para darle su merecido. Mi marido, que es más calmado que yo y no era la víctima en esta situación, obviamente se opuso, y en ese momento lo odié por no apoyarme de alguna manera, aunque no fuera tirándole el carro a ese desgraciado. Sé que la violencia no es la manera idea para reaccionar frente a estos casos, pero a veces cuando te sentís tan humillada por estos desgraciados te da ganas de matarlos. Si hubiera estado manejando yo, no creo que le hubiera tirado el carro, creo que fue más bien una fantasía de venganza. Cuando se me ocurrió tomarle una foto a la placa de la moto para denunciarlo o poderle causar algún problema, el tipo ya se había ido.

Es feo sentir ese deseo de responder con violencia cuando te agreden, pero también es horrible que te traten de humillar y de hacer sentir mal, sin ningún motivo, por morbosos y porque les parece divertido.

[got_back]