“Tenemos derecho a que esta historia no se repita más en Colombia, por la dignidad de las mujeres”

Por Luisa.

A los 15 años iba en un bus del colegio a mi casa con el uniforme, seguramente muy distraída porque el trayecto era largo. A mi lado tenía a un señor bastante canoso, cuando me subí quedaban pocas sillas pero su apariencia me inspiró confianza así que me senté tranquila a su lado.

Pasaron unos minutos cuando escuché una especie de jadeo del señor del lado, lo miré y se estaba masturbando mientras me miraba y me decía cosas que en ese momento para mí fueron incomprensibles…tenía 15 años y bueno, eso ocurrió en 1995, yo aún era una niña y era la primera vez en mi vida que veía un pene en vivo y en directo.

Me quedé petrificada y solo pude caminar hasta la puerta del bus y bajarme. Recuerdo que me senté en una tienda y me puse a llorar hasta que mi hermano llegó por mí, sentía que si salía de ahí el hombre del bus estaría esperándome. Pasaron meses antes de que me pudiera volver a subir sola en un bus.

Tenemos derecho a que esta historia no se repita más en Colombia, por la dignidad de las mujeres y por el derecho a no ser tratadas como un objeto sexual para dar placer al hombre.

Gracias por este espacio para contar mi historia.
[got_back]