Lo único que yo quería era llegar ya a mi destino e irme.

Por Miguel.

Hola, me llamo Miguel, tengo 19 años, soy gay y esta es la historia que quiero compartirles.

Bien pues todo ocurrió cuando me dirigía a mi casa en las horas de la noche, las 9:45 pm probablemente, tomé el transmilenio en la calle 63 hacia el portal de la 80 el cual iba totalmente lleno, cosa que siempre es así.

Iba de pie y junto a mi se encontraba un señor mayor, de la tercera edad para ser exactos, más de 50 años debía tener ese hombre. Él tenía su mano hacía el bolsillo del costado de su pantalón que estaba al lado de mi pierna; desde un principio yo sabía que el tenia su mano en ese lugar, pero creí que si había contacto era por el movimiento del transmilenio, hasta que en un momento sentí como subió la mano y apretó cerca de mi cola.

En este momento me moví inmediatamente para alejarme, sin embargo la cantidad de gente dentro del transmilenio no me permitió moverme del lado de ese hombre. Solo intente retirarme todo lo que pude, cuando de un momento a otro el señor repitió la misma acción, en este momento con bastante mal genio dije “Ya no más, no me toque más”, al ver que todos dentro del transmilenio escucharon, el responde agresivamente “Que le pasa? Yo no le estoy haciendo nada…”
El hombre retiro su mano y continuo el camino, más adelante mire la hora en mi reloj, a lo que el hombre me pregunta: “Qué hora es?” y yo continuo como si no hubiera escuchado nada, así que el hombre insiste con la siguiente pregunta: “No tiene horas?”, a lo que yo me volteo y le respondo: “NO”, finalmente el hombre se aleja un poco hasta que consigue un puesto en frente mio, lo que restaba del camino el hombre no quito me quito su mirada. Lo único que yo quería era llegar ya a mi destino e irme, su mirada era molesta y me generaba miedo.

[got_back]