Me hice respetar.

Por Luisa Fernanda.

Iba caminando por la calle a través de una fila de personas, un hombre de los que estaba haciendo la fila me dijo “BUENOS DIAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAS” en tono muy coqueto. Me sentí observada, intimidada. Me devolví, lo vi a los ojos y le dije “disculpe, nos conocemos”. El hombre tarareo un SI, luego hizo ojos de confusión y me dijo NO pero la quería saludar. Me siento bien de haberle hecho ver al sujeto que no quiero su saludo mal intencionado, y por supuesto de sentir que me hice respetar.
[got_back]