No podía decir nada.

Por Anónima.

Hola, la verdad nunca he hablado de esto con nadie, ni mi familia, ni mis amigos, ni mi novio, nadie sabe. Cuando tenía más o menos quince años un tío político comenzó a decirme que yo era muy bonita, recuerdo una llamada de él “oiga, usted está muy bonita, me gusta mucho”. Cada vez que él hacía cosas por el estilo yo me quedaba pasmada, no podía decir nada ni moverme, aunque quería gritar, decirle que se muriera, de todo. Mis papás son comerciantes y viajan a ferias en pueblos, en una de esas, mi tía y él tuvieron que quedarse en la casa cuidándonos a mí hermana y a mí, cuando una noche lo descubrí espiandome por un hueco en mi puerta mientras yo me cambiaba. Yo quería gritar, decirle que me dejara en paz pero no fui capaz de hacer nada. Después de eso cada vez que me veía me intimidaba, me miraba de una forma horrible. Aún hoy tengo que tratar con él porque es parte de la familia y todos lo quieren. Yo me había guardado eso durante mucho tiempo, incluso había bloqueado algunos recuerdos, es muy doloroso, y siento miedo.