Tuve que correr.

Por Anónima.

Estaba caminando de regreso a mi casa en la tarde y un hombre de aproximadamente 50 que estaba en su auto comenzó a decirme cosas morbosas, me invitó a subirme a su carro y cuándo me negué empezó a insultarme. Estaba sola en esa calle, tuve que correr.